¿Quién no quiere vivir en un hogar inteligente? Imagínatelo. Tu propia casa, pero más lista.

No miento si digo que nunca había pensado que mi casa fuera tan boba. Tiene lo que más quiero, desde mi hijo, mi marido y mi perrita (que es listísima, sin exagerar) hasta mi música favorita bajo demanda y acceso instantáneo a algunos de los eventos culturales más importantes del mundo. Si te paras a pensarlo, es realmente increíble.

«El futuro es ahora». Esta frase se escucha cada dos por tres. Es una forma de reconocer que tenemos a nuestro alcance cosas con las que antes solo podíamos soñar. Lo que pasa es que esta frase ha perdido parte de su sentido, ya que hay marcas que la utilizan para darse bombo por crear algo nuevo. Ahora lo más top es el control por voz y la promesa de convertir tu casa en un hogar inteligente. Pero ¿y si esta inteligencia convierte nuestras agradables y tontas casas en espacios fríos y robotizados? ¿Qué pasaría si sacrificáramos la riqueza sonora de una casa viva por un montón de cacharros que no dejan de pitar?

¿Qué tiene eso de inteligente?

La voz es un rasgo distintivo de nuestra personalidad. No solo tenemos una voz, sino que cada persona tiene su propia voz. Con ella nos expresamos, nos relacionamos (y discutimos a veces) con nuestros familiares y amigos, y nos diferenciamos de los demás.

En Sonos apostamos por la voz, pero queremos que sirva para algo. La verdad es que nos resulta raro que algunas de las empresas más importantes del mundo, que presumen de luchar a favor de la música y la cultura, coarten tantas libertades en torno al sonido. ¿Qué sentido tiene introducir una «innovación» si al final lo que hace es restarle valor a lo que de verdad importa?

El año pasado lanzamos Sonos One, nuestro primer producto con funciones de control por voz. Sin duda, permite llegar de un modo más humano y con menos distracciones a la música que más te gusta y a todo lo que el mundo conectado pone a nuestra disposición. Sin embargo, el exceso de comodidad y productividad tiene efectos secundarios. Hemos diseñado Sonos One para que te escuche y te ayude a escuchar mejor. Es decir, para que pases de escuchar una sola canción a vivir en una casa en la que un sonido lleno de matices, potente y vivo acabe con el silencio que reina en tu casa.

Un sonido espectacular te conmueve, te sumerge en lo que está sonando, y es capaz de transformar un instante o hasta un día entero. Hemos diseñado Sonos One con ese fin y no lo hemos hecho solo con nuevas funciones de control por voz elegantes. A diferencia de lo que hacen otras empresas de cosas controladas por voz, desde abridores de latas hasta frigoríficos, nos hemos centrado en la experiencia acústica. Nada de pitidos ni lucecitas, nada de diseños estridentes ni colores brillantes que te duelen a la vista: solo la sencillez y el impecable sonido de los sistemas Sonos.

Porque aunque a nosotros nos guste escuchar música a toda voz, no nos hace falta gritar. Solo tenemos que pedirlo y tendremos en nuestras casas las voces de nuestros ídolos musicales, actores y actrices favoritos, los podcasts que más nos gustan, directores épicos y los mejores diseñadores de sonido. Queremos respetar sus obras maestras, de ahí que exista Sonos. No queremos tener que gritar para acallar a nuestros ídolos. Por eso, si tienes el volumen al «11», el sistema lo bajará al instante para escuchar tu petición. En cuanto hayas terminado, volverá a ponerlo a tope. No creemos que a nadie le agrade TENER QUE PEDIR A VOCES LO QUE LE GUSTA Y LO QUE LE HACE SENTIRSE MEJOR.

Lo que sí está claro es que parece que estamos viviendo en el futuro. El mundo se mueve a una velocidad de vértigo, y lo más probable es que nunca volvamos a aquella época en la que nos encerrábamos en la habitación para escuchar un disco nuevo o íbamos al cine a ver una peli porque era el único sitio en el que la podíamos ver. Pero creemos que podemos seguir manteniendo esa sensación de sumergirnos en la experiencia acústica, de seguir sintiendo la música de los pies a la cabeza. Queremos que el sonido recorra todo nuestro ser y que haga aflorar sensaciones.

No hay nada más inteligente que eso.

Seamos realistas, casi todos podemos hablar, casi todos podemos dar órdenes y casi todos podemos crear algo que consideramos que puede cambiar nuestras vidas. Pero una mala calidad de sonido está muy lejos de ser una mejora, simplemente es una distracción más. Vivir de una forma convencional, con altavoces convencionales, una tecnología convencional y un sonido convencional, no supone ningún avance. Si lo que quieres es sumergirte en la música, la cultura y lo que la vida te puede ofrecer, lo tienes que escuchar. A toda voz. Y con la máxima nitidez.

Joy Howard
Directora de marketing

P. D.: Todos tenemos voz pero, por desgracia, los asistentes de voz no nos entienden todavía en todos los idiomas. A día de hoy, el control por voz de Alexa está disponible en EE. UU., Reino Unido, Canadá, Austria, y Alemania. Y ya hemos anunciado que integraremos Google Assistant en Sonos One a lo largo de este año, lo que mejorará considerablemente nuestra capacidad para escuchar tu voz en todos los idiomas. Al igual que ocurre con los demás productos Sonos que diseñamos, One mejora con el tiempo para que cada vez puedas hacer más cosas con tu Sonos.

También disponible en estos idiomas: en-au da de fr it nl no sv en-gb en