Una colaboración singular y creativa permite a Sonos contribuir con su obsesión por el sonido al mercado de valores Nasdaq.

 

Las campanas siempre comunican algo importante. Durante varios milenios, han sonado para avisarnos cuándo debemos levantarnos, cuándo es hora de ir a misa, cuándo se da por terminada una clase y cuándo está lista la cena. En la actualidad, entre otras muchas cosas, nos indican cuándo el mercado de valores abre y cierra para la realización de negociaciones bursátiles.

Nasdaq da importancia a este momento llevando a cabo una ceremonia de campanazo dos veces al día, en la que distintas empresas pueden hacer sonar la campana para celebrar logros corporativos importantes. Cada toque de campana de inicio y de cierre es un evento cuidadosamente orquestado, que Nasdaq ha venido desarrollando a lo largo de las últimas décadas. Sin embargo, desde el año 2000, el sonido en sí de la campana de Nasdaq no ha cambiado. Hasta ahora.

Hoy, Sonos tiene un gran logro que celebrar: vamos a cotizar en bolsa acciones de nuestra empresa durante nuestra oferta pública de venta (OPV) en Nasdaq. Como empresa de tecnología, Nasdaq está reescribiendo el futuro de las economías y los mercados a nivel mundial al desbloquear tanto capital como oportunidades a través de su tecnología, innovación, pericia y asociaciones importantes.

En Sonos, nuestro objetivo es innovar al igual que lo hace Nasdaq, como un creador de categoría que da forma a un sector en lugar de simplemente seguir las tendencias del momento. Por ello, en lugar de tan solo traer los valores compartidos de nuestra actividades comerciales (junto con algunos de nuestros compañeros) al MarketSite de Nasdaq, ubicado en Times Square en Nueva York, Sonos también quería aportar algo realmente especial a Nasdaq: nuestra obsesión por el sonido.

Ahora, Sonos y Nasdaq miran un objeto sencillo (una campana) con ojos frescos para rediseñar el sonido que marca la apertura y el cierre de los mercados de valores todos los días. Giles Martin, Sonos Sound Experience Lead, y Chris Jenkins, ingeniero de sonido ganador del premio Óscar, trabajaron con Nasdaq en el proyecto. Al experimentar con distintos instrumentos y técnicas, nuestros ingenieros de sonido han creado ingeniosamente una campana que rinde homenaje a las raíces de Nasdaq como ente revolucionario y que al mismo tiempo atestigua nuestro compromiso compartido de perseguir la innovación, los conocimientos y las mejoras.

Al igual que otras campanas, esta nos comunica algo importante. La nueva campana no es solo un reflejo de cómo Nasdaq ve el mundo desde un prisma diferente, sino de ese sentido de satisfacción que sus invitados sienten cuando tocan la campana, además de señalar la sesión bursátil a través de este emblemático sonido. Celebra la salida a bolsa de Sonos. Grita a los cuatro vientos que nos tomamos el sonido muy en serio y que valoramos enormemente la experiencia sonora. Y, sobre todo, representa la visión de ambas empresas de siempre continuar intentando redefinir lo posible.

La nueva campana seguirá sonando en Nasdaq, donde muchas otras empresas de pensamiento vanguardista lanzarán sus OPV y donde Nasdaq marcará el ritmo de los mercados día tras día. Y cada vez que suene, podremos recordar estas cosas, y sabremos que el mercado está abierto para negociar.

¿Cómo lo hemos hecho? Mira el vídeo que aparece a continuación para echar un vistazo entre bastidores a cómo Nasdaq y Sonos combinaron sus esfuerzos para reinventar la campana:

¿A qué suena?

Escucha el sonido de la campana antigua y de la campana nueva de Nasdaq a continuación. (Asegúrate de escuchar al menos los primeros 15 segundos).


También disponible en estos idiomas: en-au da de fr it ja-jp nl no sv en-gb en