Steven Saftig, nuestro director general de edición, consiguió llevarse una Arc de las oficinas centrales de Sonos en Santa Bárbara justo antes de que las cerráramos. Como no dejaba de hablar de nuestra nueva barra de sonido, le pedimos que escribiera un artículo para el blog en el que compartiera su experiencia. Steven nos cuenta cómo es tener una barra Arc en casa cuando tienes que pasar todo el día dentro y nos relata el proceso, desde la fase de configuración hasta el sonido con Dolby Atmos. Además, también ha hablado con el ingeniero de sonido Chris Jenkins sobre la mezcla que hizo para la película Mad Max: Furia en la carretera, por la que ganó un Óscar, y nos cuenta cómo suena en Dolby Atmos, la mejor tecnología de sonido para el cine en casa.

Volvía en el tren a Santa Bárbara después de visitar a mi familia cuando recibí un correo electrónico del director de RR. HH.: «Todos los empleados deben trabajar desde casa». Nos quedaba algo menos de dos meses para anunciar Sonos Arc y todavía no sabía cómo sonaba. Cuando escribo artículos sobre nuestros productos para el blog, me gusta sumergirme por completo en la experiencia para poder contar cómo es tenerlos en casa. ¿Pero cómo iba a escribir algo sobre nuestro nuevo altavoz de cine en casa sin ni siquiera haberlo probado? Y, si soy sincero, no tenía muy claro en qué consistía el sonido Dolby Atmos, una de las mejores características de Arc. Así que, cuando recibí ese mensaje diciéndonos que recogiéramos todo lo que necesitáramos de la oficina antes de que acabara el día, me agobié y empecé a mandar mensajes a lo loco.

¿Alguien tiene uno de los nuevos altavoces supersecretos por ahí que no vaya a usar? Necesito uno ya.

Después de atravesar todo un sistema de armarios secretos por fin conseguí hacerme con una Arc una hora antes de que cerraran las oficinas.

Descubriendo Arc: un diseño único y 76 000 agujeros perforados uno a uno

Cuando llegué a casa, me puse con una de las cosas que más me gustan de la configuración de un producto Sonos: sacarlo de la caja. En concreto, la experiencia con Arc es tan emocionante e intensa como esperaba, y lo que es más importante: no hemos dejado de buscar formas para minimizar el impacto ambiental de nuestros productos. Tal y como explica Michelle Enright, directora principal de diseño de embalaje: «Con Arc, teníamos una oportunidad de oro para diseñar el embalaje desde cero, así que desarrollamos una estructura formada en un 96,1 % por papel y renunciamos a los acolchados de espuma, que habrían sido la opción más fácil y económica». Cuando quité la última capa protectora, ahí estaba. Aunque, en aquel momento, había visto Arc en miles de imágenes, dada la sutileza del diseño, no estaba muy seguro de qué esperar cuando lo viera en persona. La llevé con cuidado hasta el salón, la coloqué delante de la tele y me aparté. (Arc también se puede montar en la pared). Lo curioso del diseño de Arc es que es bastante difícil describir su forma. No es un cuadrado. No es un rectángulo. Tampoco es un cilindro. Parece como si se moviera o se balanceara. La sensación que da Arc es que no trata de destacar ni competir con el resto de altavoces del cine en casa. Kitty Suidman, directora de color, material y acabado, lo describe así: «El diseño de Arc es funcional, armonioso, familiar e impecable. Parece parte del mobiliario del hogar». Empecé a mirar la barra desde todos los ángulos y desde cada uno veía algo distinto del diseño. No tiene ninguna arista, bulto ni hueco que desentone. En pocas palabras, es asombroso. Y todo está hecho aposta. «Hemos adoptado un enfoque integral», explica Philippe Vossel, diseñador industrial de Sonos. «Da igual por dónde mires el producto, cualquier detalle importa. Si lo miras desde un lateral, ese lateral es lo que importa. Si lo montas en la pared y lo miras desde abajo, ese ángulo es lo que importa». Vossel y el equipo de diseño industrial pensaron mucho en cómo se desplaza el ojo por el producto. «No queríamos que ningún detalle nos desviara la mirada», afirma. «Al fin y al cabo, la combinación de todos esos detalles nos permite distinguir el sonido con elementos visuales».

Pero hay algo más que debo añadir sobre el diseño de Arc. Todos los productos Sonos son el resultado de un equilibrio creativo y colaborativo entre lo que quieren incluir en el altavoz los equipos de hardware y software, y la estética propuesta por el equipo de diseño industrial. Arc lleva mucha tecnología (hablaré de eso más adelante) y la rejilla es el puente que une estos dos medios, es la pieza que encierra toda esa tecnología y da al producto el aspecto elegante e impecable que tienen todos los productos Sonos. Tras al éxito que tuvieron los avances tecnológicos de las rejillas de Play:5 y Playbase, la rejilla de Arc se ha creado como una única lámina, moldeada con sumo cuidado y perforada con más de 76 000 agujeros para garantizar un sonido excepcional y un excelente funcionamiento inalámbrico. «Se trata de la última versión de algo en lo que llevamos años trabajando», indica Dana Krieger, directora principal de diseño de productos.

La música con Arc: un sinfín de colores

Configuré Arc en medio de un día de trabajo y por eso no pude sentarme en ese momento a ver una película o una serie, pero tenía tantas ganas de descubrir cómo sonaba que decidí escuchar una canción. Eso sí, por mucha prisa que tuviera, tuve tiempo de utilizar Trueplay™ para ajustar Arc a la forma irregular de mi salón. Trueplay es, con diferencia, mi función favorita de Sonos. No usar Trueplay es como conducir un coche nuevo sin ajustar el asiento y sin sintonizar tus emisoras favoritas. Seguro que disfrutas del viaje, pero no será un viaje inolvidable para ti. Así que busqué la canción de prueba. Porque todo el mundo tiene una canción de prueba, ¿no? Cuando pruebo un altavoz nuevo siempre pongo esta canción: Rhiannon de Fleetwood Mac. Llevo escuchando esa canción desde que nací y la conozco a la perfección. Si no sabes con qué canción probar un producto nuevo, echa un vistazo a esta lista de música que hemos creado para que compruebes lo bien que suena tu sistema. Una vez lista, me senté en el sofá y escuché la canción siguiendo los consejos de Greg McAllister, jefe de la Experiencia de sonido de Sonos. La escuché y enseguida me di cuenta de dos cosas: la amplitud y la nitidez. Con «amplitud» no me refiero solo a que el sonido inunda la habitación, aunque lo haga. Pero imagina que te dieran un trozo de papel de un par de centímetros cuadrados y pintura de seis colores, y te pidieran que dibujaras tu casa utilizando todos los colores. Si se te da bien dibujar, quizás consigas hacer una representación buena, pero la puerta principal no te quedará bien. No podrás dibujar las flores de las ventanas y algunos colores se mezclarán hasta crear un tono marrón fangoso. Ahora imagina que te piden lo mismo, pero esta vez sobre un trozo de papel de un par de metros cuadrados. Pues esa es la sensación de amplitud que le da Arc a la música. En mi caso, me permitió oír nuevas capas de la canción Rhiannon que no había oído nunca. Y junto a esa sensación de amplitud está, por supuesto, una nitidez extraordinaria. Las voces, las guitarras, el teclado, el bajo y la batería suenan con un sonido claro, nítido y puro. Dicho de otro modo, la canción sonaba de una forma espectacular.

Las series con Arc: un sonido de una galaxia muy, muy lejana

Para ver la primera serie con Arc opté por The Mandalorian, disponible en Disney+. El sonido es una parte fundamental del universo de Star Wars y pensé que esta serie sería un buen punto de partida. Y no me decepcionó. Cuando escuché el rugido de los motores de las naves y los ruiditos del pequeño Yoda con la misma sensación de amplitud y nitidez con la que sonaba Rhiannon, fue impresionante. Incluso sin los altavoces traseros de sonido envolvente, la sensación inmediata que produce Arc es de inmersión total. Esto se debe a que, tal y como describe Chris Davies, director principal de ingeniería de sonido, «Arc crea un campo sonoro extremadamente amplio a partir de rayos optimizados que forman haces. Estos rayos hacen que el sonido rebote en las paredes y cree una experiencia sonora realmente inmersiva». Es decir, Arc no se limita a proyectar el sonido hacia ti, sino que utiliza una tecnología sofisticada (además de la información que le proporciones sobre el tamaño y la acústica de la habitación mediante Trueplay) que hace que el sonido rebote en las paredes y te sumerja totalmente en la serie. Por supuesto, la magia sucede porque todos los sonidos llegan a tus oídos a la vez, en total sincronía.

Más tarde, cuando apagué las luces, ocurrió algo sutil pero sorprendente. La luz de estado de Arc se atenuó automáticamente. Arc tiene un sensor de luz de ambiente que ajusta la luz de estado en función de la luminosidad de la habitación, otro pequeño ejemplo de cómo Arc se adapta a tu casa. Un último comentario sobre Star Wars. Todo lo relacionado con esta galaxia está disponible en Disney+, incluso un documental que acaban de estrenar, el episodio ocho, titulado Galería Disney: The Mandalorian, que profundiza en la producción de la serie y habla de su emblemática banda sonora.

¿Qué es Dolby Atmos?

Como habrás podido notar, me ha más que encantado la experiencia de Arc por sí sola. Sin un Sub. Sin dos altavoces traseros. Sin Dolby Atmos. Pero Arc ha sido diseñada para evolucionar con los avances de la tecnología del cine en casa y esto incluye Dolby Atmos, el nuevo referente para el sonido de cine en casa. Tenía que averiguar de qué era capaz Arc con la configuración Atmos al completo. Empecemos por el principio: ¿qué es Atmos? Hay muchos vídeos y explicaciones en Internet que describen esta tecnología, pero yo voy a describirla con mis propias palabras. Antes de Atmos, los elementos sonoros de una película o una serie tenían que asignarse a un canal particular (izquierdo, derecho, central, trasero izquierdo, trasero derecho, etc.). Sin embargo, con Atmos, los sonidos se tratan como objetos y todos los canales trabajan juntos para proyectarlos hacia diferentes partes de la habitación. Aquí es donde la cosa se pone interesante. Atmos también añade la altura a esta ecuación. Lo logra usando los altavoces orientados hacia arriba que hacen que el sonido rebote en el techo. Esto permite que esos sonidos proyectados puedan oírse no solo en un plano horizontal, sino en cualquier parte del espacio tridimensional de la habitación. ¿Cómo afecta eso a la experiencia de sonido? Creí que nunca me lo ibas a preguntar.

Las pelis con Arc: el sonido con Dolby Atmos

Combiné un Sub y dos Sonos One SL con Arc, ajusté mi sistema de nuevo con Trueplay (para que tuviera en cuenta los nuevos altavoces traseros que había añadido), preparé unas palomitas y me senté a ver Mad Max: Furia en la carretera. Desde la primera escena, me resultó obvio por qué Atmos se ha convertido en el nuevo referente para el sonido de cine en casa. En la secuencia inicial, sentí cómo un torrente de voces y sonidos ambientales se arremolinaba a mi alrededor. Me sorprendió y me emocionó tanto que me hizo replantearme la forma en la que había estado usando la palabra «inmersivo». Durante las siguientes dos horas, me sentí totalmente parte de la acción. El diseño del sonido de la película es de por sí intenso y vibrante, pero verla con Atmos te permite apreciar nuevas capas. Al mismo tiempo, pude oír cada palabra del diálogo a la perfección, incluso en escenas con música y efectos de sonido épicos. Déjame citar las palabras que me dijo Chris Jenkins, ingeniero de sonido ganador de un Óscar y miembro de Sonos Soundboard: «El diálogo es la esencia de cualquier película». Aunque no se active la función de mejora de la voz, Arc reproduce los diálogos con una nitidez increíble. Y también están los momentos tranquilos de la película, con escenas magníficas cargadas de susurros y sonidos suaves. Con el sonido tan preciso de Arc, estas escenas me parecieron tan envolventes como las secuencias de acción. No obstante, puede que el aspecto más interesante y respetable de la experiencia Atmos sea que nada causa una sensación efectista. Aunque te rodee el sonido, no parece fuera de lugar ni suena como un truco. No hay ningún sonido fortuito que te distraiga de la acción de la pantalla. La sensación es natural y, en todo caso, te permite sumergirte mejor en ese mundo virtual. La sensación es natural y, en todo caso, te permite sumergirte mejor en ese mundo virtual.

Una conversación con Chris Jenkins

Cuando terminé de ver Mad Max: Furia en la carretera, quise profundizar aún más. En concreto, quería saber lo que ocurre detrás de las cámaras, pero desde la perspectiva del creador. Sabía que Chris Jenkins, el ingeniero de sonido que había ganado un Óscar por su trabajo en esta película, es miembro de Sonos Soundboard. Jenkins me había ayudado a ajustar Arc, lo que quiere decir que lo que sentí viendo la película fue lo que él quería que sintiera. Pero yo quería saber más.

Así que quedamos en vernos mediante Zoom. Lo primero que me contó es que, cuando trabajaba en la película, hacía sesiones de seis horas con el director George Miller y el resto del equipo para analizar 15 minutos de película. Sesiones de seis horas para 15 minutos de película. Así de importante es el sonido de una película. Ni que decir tiene que Jenkins se acordaba de cada detalle y de cada minuto de la película por el que le preguntaba. Poco antes, Jenkins me había explicado por qué el sonido Dolby Atmos en Arc no da esa sensación efectista. «Hay una serie de reglas que se establecen, y a veces se rompen, en lo que respecta al sonido de las películas», me dijo. «Si desplazas la voz de una persona demasiado lejos de la pantalla, el espectador se desconcentra. Otros sonidos se pueden situar en cualquier parte, como la música o los sonidos de la naturaleza. Cuanto más específico es un sonido, más esperamos oírlo de la fuente visual de la que procede». En Mad Max: Furia en la carretera, decidió romper esa regla en la primera escena de la película. «Al principio de la película, se oyen todos esos pequeños sonidos arremolinándose a tu alrededor», dijo. «Por ejemplo, la voz de la niña que susurra “Max” y que el eco repite una y otra vez. En muchas de las copias que salieron antes del sonido Dolby Atmos se perdía ese nivel de detalle. Por eso, cuando de repente escuchas la versión Atmos con Arc, te sorprendes, porque esos sonidos no intentan competir por los mismos tres altavoces. Si dispones de todo ese espacio en el que poner los sonidos, el oído se da cuenta de que la voz está ahí. Si dispones de todo ese espacio en el que poner los sonidos, el oído se da cuenta de que esa voz está ahí, o de que este sonido está aquí». Después me explicó por qué decidió romper las reglas que dictan de dónde deben venir las voces: «Puedes dirigir el oído del espectador hacia donde quieras para priorizar la información que le llega. En el caso de Mad Max, la voz de la niña es extremadamente importante porque es un personaje central en la vida de Max. Al final, lo que quieres es tener un sistema de sonido puro para oír todos esos detalles que se han incluido en la película. Para mí, el principio de Mad Max es un excelente ejemplo de lo que es ser realmente consciente del espacio y de cómo los sonidos no se amontonan unos sobre otros». Por último, hablamos de qué significa para él, como ingeniero de sonido, poder mezclar el sonido de una película para la tecnología Atmos. «Hay muchísimo espacio», me dijo. «Puedes separar el diseño de sonido y la música, y seguir protegiendo los diálogos. Podrías tener una representación casi susurrada de un actor, pero en lugar de bajar la música para poder oír lo que dice, puedes simplemente crear más espacio alrededor del susurro. Con Atmos, puedes esculpir la banda sonora alrededor de distintos elementos de una forma que no permite la mezcla de canales izquierdo, derecho y central. Es como un cambio de enfoque, desde el punto de vista del sonido». A medida que fue avanzando nuestra conversación, Jenkins dejó a un lado la jerga técnica y se centró en lo que de verdad importa de la experiencia del cine en casa: «Todo es una cuestión de narrativa. Lo que se quiere es que haya la menor distancia posible entre el creador, o el escritor, o el artista y el oído del espectador. Por eso eliminamos todo lo que se interponga entre ellos. Después, se trata de encontrar la forma más transparente de transmitir esa narrativa, ya sea el diálogo de una película de 1939 o una obra actual».

En el momento de la publicación de este artículo, seguimos trabajando desde casa. Durante las últimas semanas, he puesto más que nunca mis vinilos y he vuelto a ver algunas de mis películas favoritas, algo que me resulta muy reconfortante. El sonido de Arc me ha motivado a revivir esa música. No te olvides de visitar este enlace para obtener más información acerca de la increíble tecnología que permite vivir la experiencia que acabo de contar.

Sonos may earn a portion of sales from products that are purchased through our site as part of our affiliate partnerships.

También disponible en estos idiomas: Australia Canada (English) Canada (Français) Danmark Deutschland France Italia 日本 México Nederland Norge Sverige United Kingdom United States