Cuando Mette y Rolf Hay visitaron por primera vez su casa de verano en la costa danesa, sintieron amor a primera vista. En la actualidad, los cofundadores de la innovadora marca de diseño HAY, que fabrica una amplia variedad de productos de papelería, almacenamiento, vajilla y textiles, se trasladan a esta casa para disfrutar de vacaciones en familia y fines de semana de inspiración creativa.

No cabe duda de que aquí es donde Mette Hay recarga las pilas y se inspira. La casa de verano que comparte con su marido Rolf y sus hijos está rodeada de aguas tranquilas y hierba alta. Está situada sobre un acantilado con vistas al Mar del Norte, a tan solo una hora de la sede de la empresa HAY en Copenhague, Dinamarca. Como directora creativa de HAY, función que desempeña junto a su marido, Mette siempre tiene que dejar que las ideas fluyan. Para ello, pasar tiempo fuera de la ciudad le resulta muy beneficioso.

La casa, construida en 1931, mantiene los paneles de madera, los suelos de piedra y los enormes ventanales originales a través de los que se observa el paisaje pintoresco del exterior. Durante el verano, Mette y su marido Rolf abren las ventanas de par en par y dejan que la vida (y el sonido) fluya por completo entre el interior y el exterior. Los días más cálidos los pasan recogiendo fresas en una granja cercana y organizando cenas en casa con sus amigos. Esto hace que Mette pueda sintonizar con su intuición creativa y seleccionar nuevas ideas para su marca, ya sean colores nuevos o colaboradores para sus diseños.

En colaboración con Sonos, Mette ha terminado hace poco la selección de colores para la colección Sonos One Special Edition de HAY, que estará disponible en septiembre. Para conocer un poco mejor su enfoque íntimo hacia el diseño, realizamos una visita a la espaciosa casa de vacaciones de Mette, en la que el color y el sonido se integran con naturalidad en su tranquila rutina.

 

Mette, ¿podrías contarnos algo sobre tu casa de verano y su historia? ¿Cómo la encontrasteis?
Llevábamos bastante tiempo buscando una casa de verano por la zona porque muchos de nuestros amigos ya tenían casas por aquí. Buscamos durante la primavera de 2014, justo después de que una gran tormenta de invierno inundara la costa en diciembre de 2013 y afectara a todos los habitantes con casas cerca del agua. Por suerte o por desgracia, según lo mires, esta casa estaba en venta porque corría el peligro de derrumbarse bajo el agua. Aunque el día que la visitamos llovía a mares, tanto Rolf como yo supimos al momento que era nuestra casa. Fue sobre todo algo instintivo, una sensación.

¿Qué te hizo enamorarte de ella?
La casa descansa sobre un acantilado y tiene unas increíbles vistas panorámicas del océano. A veces tengo la sensación de que el mar me rodea, un mar en calma y tranquilo. Cuando era pequeña, mis padres tenían una casa de verano en la costa oeste de Dinamarca. Allí, el mar está mucho más revuelto y es más salvaje, el viento es más fuerte y las olas son más altas. Aquí, el mar es totalmente distinto y me gusta mucho más.

La casa ha tenido pocos propietarios desde que se construyó en 1931. En cuanto a su arquitectura, se conserva en su forma original. Rolf y yo nos sentimos atraídos por la originalidad de los paneles de madera. Además, tiene un enorme y frondoso jardín delante en el que nuestros hijos y nuestro perro pueden jugar horas y horas. Podemos utilizar la casa durante todo el año. Decimos que es nuestra casa de verano, aunque no tenemos por qué cerrarla en invierno. De hecho, hemos pasado muchas vacaciones de Navidad aquí.

Con esas características tan especiales, estamos seguros de que este lugar tiene una influencia muy grande en tu creatividad.
Sí, en esta casa es donde desconectamos durante el fin de semana. Mis lunes por la mañana son 50 veces más productivos que tres días en Copenhague. Invitamos a más amigos y organizamos más cenas aquí que en nuestra propia casa. Después de un paseo por la playa, se llega a un pequeño pueblo en el que siempre compramos pescado para el almuerzo o recolectamos fresas. Hacemos muchas cosas que no tienen por qué estar relacionadas con el trabajo en sí. De hecho, hablar con amigos, pasar las mañanas rodeada de colores vivos o encontrar algo que no sabía que necesitaba en el mercadillo local son cosas que me llenan de energía y me inspiran para poder realizar mi trabajo creativo para HAY y HAY Accesories.

¿Cómo influye esta casa en tu filosofía del diseño?
En casa utilizamos muchos productos de HAY, pero también tenemos objetos de mercadillos, de nuestros viajes por distintos países y de mis padres o de los de Rolf. Puede que por separado no parezcan tan especiales o interesantes como cuando los ves en una estantería New Order, pero todos tienen una historia y normalmente suelen ser objetos que me encantan y que quiero tener cerca. Me gusta trabajar con objetos cotidianos que tienen una función pero, al mismo tiempo, me gusta incluir algún cambio para que sean especiales.

¿Qué función tiene el color en tu trabajo como directora creativa de HAY?
En HAY no existen dos productos iguales. En mi opinión, cada objeto tiene su propio juego de colores: una silla, un cepillo de dientes o un artículo de porcelana no pueden tener los mismos colores pero sí que pueden complementarse entre ellos. Prefiero seleccionar los colores según las situaciones y no según los estados de ánimo. Hay veces en las que me cuestiono decisiones que tomé en otros momentos y me pregunto si habría elegido otra opción en un día distinto, pero prefiero dejarlo pasar porque creo que la cuestión de los colores tiene mucho que ver con la intuición. Cuando empecé a trabajar con la paleta de colores de Sonos, tenía las ideas muy claras. Cuando tuvimos la primera reunión interna, yo ya sabía exactamente lo que quería hacer y qué colores necesitaba.

Cuéntanos un poco más sobre tu selección de colores para la colección Sonos One Special Edition.
En lo que a los colores respecta, nos inspiró nuestra vida diaria. Queríamos crear colores que sirvieran para todo el mundo. El amarillo conecta con las cocinas y los baños que suelen decorarse con colores claros y que encajan con el acero inoxidable y la porcelana. Con los tonos verdes queríamos que a los usuarios les vinieran a la mente las macetas o plantas que se colocan en las ventanas. El gris claro es universal, pero nos pareció importante encontrar el tono adecuado. Un tono que encajara tanto en espacios de trabajo y hogares como en lugares con diseños diferentes gracias a su aspecto neutro. El rosa es para las personas que están más a la moda. Pensamos que todo lo rosa crea un deseo especial en el momento.

El último que elegí para la colección fue el emblemático color rojo porque, cuando hablamos de muebles, es un color que realza bastante y encaja a la perfección con nuestra estantería New Order de Stefan Diez. El banco de la casa de verano, diseñado por Vico Magistretti, es un buen ejemplo de ese color rojo. Es muy importante disponer de una paleta de colores que no sea simplemente bonita. Nuestra paleta, de hecho, se basa en el producto y en la forma en la que este interacciona con diferentes necesidades y espacios.

¿Cambian tus gustos en cuanto a colores cuando hablamos de tu espacio personal?
Incorporamos colores parecidos a los de la colección de HAY. Aunque también verás otros distintos en las paredes, suelos, obras de arte y demás elementos arquitectónicos. En casa, me gusta tener colores y estampados como el del banco rojo. Me encantan los contrastes entre los paneles de madera y el diseño de color vivo de Magistretti.

¿Qué piensas del sonido y de la forma en la que debería moverse por vuestra casa?
Cuando entras en una casa que ha estado vacía durante algún tiempo, solo tienes que encender la música y poner un jarrón con flores. Eso la convierte en un lugar más acogedor al instante. Para mí, el sonido es el reflejo de la vida de un hogar. Con Sonos en casa hemos ido un paso más allá, un paso que ni siquiera sabíamos que teníamos que dar. La música siempre mejora el ambiente: es más relajado o más animado según nuestro estado de ánimo y lo que decidamos escuchar, ya sea con invitados en casa o mientras preparamos la cena después del trabajo.

Tienes Sonos en tu casa de verano. ¿Qué efecto tiene eso en tu vida cuando estás aquí?
Una de las mejores cosas de tener Sonos en la casa de verano, sobre todo en las épocas de calor, es abrir las puertas que dan a la terraza y que la música suene fuera. De esa forma, la música puede seguir formando parte de nuestras vidas. Siempre hay una canción que escuchas durante todo el verano y que la acabas llevando contigo siempre. En mi caso, esos son Blood Orange porque siempre congenian con este modo de vida. Se han convertido en el sonido de la casa de verano y de muchos de nuestros recuerdos.

También disponible en estos idiomas: en en-gb en-au fr de it da nl sv no