Alex Valdman, director creativo de Rapha, marca archiconocida entre todos los aficionados a la bicicleta, lidera un equipo encargado de descubrir y desarrollar productos que atiendan todas las necesidades de los ciclistas. Cuando está en su histórica casa de Londres, utiliza la música y el sonido para comunicarse con su hija pequeña.

¿En qué consiste tu trabajo como director creativo de Rapha?
Llevo en Rapha casi cuatro años y me dedico a todo lo relacionado con lo que el cliente toca, huele, siente y saborea, lo que incluye productos, material digital y espacios físicos. Hay un gran equipo trabajando duro para crear algo que sea más expresivo que literal.

Rapha está a la vanguardia de la cultura de la bicicleta. ¿Tú montas en bici?
Desde una perspectiva local, la cultura de la bicicleta impregna todo lo que hacemos. Tratamos cada lugar con el máximo respeto por lo que representa y por los diferentes tipos de creencias sociales que hay en cada región. ¡El año pasado hicimos más de 3000 marchas en bicicleta! Para trabajar en Rapha hay que ser ciclista porque todos estos aspectos son superimportantes en todo lo que hacemos. Queremos asegurarnos de representar las necesidades de nuestra comunidad de la mejor manera posible.

¿La música despierta tu creatividad?
¡Por supuesto! Empecé a pelearme con las sílabas y los compases en quinto de primaria. Eso era antes de Internet. Ponía una cinta, la pausaba, tomaba notas, la rebobinaba, reproducía el siguiente verso, lo anotaba también y después contaba las sílabas de cada compás para averiguar el patrón. Siempre he tratado de destripar las canciones que significaban algo para mí. Siempre he estado obsesionado con la música a ese nivel. Quiero comprender por qué la música provoca esa enorme respuesta emocional.

Una de las cosas más frustrantes de mi trabajo es que con mis creaciones nunca transmito la misma emoción que la música. Sí, son algo íntimo porque están en contacto con la piel, pero nunca despiertan las mismas emociones de alegría, pena, felicidad, motivación o ira. La música me parece algo fascinante por su poder. Toda mi vida me he sentido atraído por la música porque es la fuerza vital de la creatividad.

¿Intentas impregnar tu trabajo de ese mismo espíritu?
Para poder hacer tu propia versión de una obra de arte tienes que empezar por comprenderla. Cuando estudias música o diseño, tienes que comprender los conceptos a nivel microscópico para poder hacer algo nuevo.

¿Qué papel tiene la música en tu día a día?
A veces quieres que la música muestre tu estado de ánimo. Hoy hace un día invernal en Londres, ha nevado un poco y quería escuchar algo alegre, así que puse la emisora de Nina Simone a través de Sonos utilizando Apple Music. Si tienes un día agotador, quieres algo con garra. Si tienes que pensar, quieres algo relajante que te permita ignorar cualquier posible distracción.

¿Qué escuchas en el trabajo?
Siempre estoy buscando música nueva. El álbum de A Tribe Called Quest del año pasado no obtuvo ninguna nominación a los Grammy, así que esta mañana estuve escuchando a ese grupo. Hay mucha música nueva por descubrir que intento escuchar un poco para ver si me entra por el oído. Hay tendencias de colores. Hay tendencias de tejidos. Hay tendencias de estampados. El sonido también tiene tendencias, igual que el gusto. Existen tendencias en la forma en la que el ritmo se amolda a las palabras, en la forma de armonizar las palabras o en la velocidad con la que se dicen. Es interesante estar al tanto de las tendencias del sonido e intentar calibrarlas. Mi trabajo tiene que ser atractivo para mi comunidad. Es importante que esté al tanto de las novedades para poder crear cosas nuevas o para ofrecer una experiencia nueva. La música muestra lo que influye en la sociedad.

¿Qué tipo de música une a las personas?
Depende de la historia de esas personas. En mi grupo de amigos, lo que nos une son las cosas con las que hemos crecido. Sin embargo, creo que en la sociedad actual lo que une a las personas son los sonidos alegres, con energía positiva, de celebración. No tienen por qué ser contemporáneos. A todos nos gusta Nina Simone, por ejemplo. No importan los gustos, ni si te interesan el soul, el blues, el jazz o el country. Su música, su energía, su armonía y su antiarmonía le encantan a todo el mundo. Me esfuerzo mucho por comprender por qué algunas canciones, álbumes o artistas gustan a cualquier persona.

¿Qué es lo que hace especial tu casa?
Queríamos vivir en un sitio que fuera realmente abierto. La luz natural es superimportante para el alma: yo no puedo vivir sin mucha luz. Esta casa era una caballeriza en el siglo XVII, y todas las columnas tienen más de 400 años. Es asombroso ver construcciones de hace diez generaciones. Vivir en un sitio tan antiguo te permite conocer algo de las personas que han existido antes que tú y te demuestra que eres solo una gota en el océano. Creo que ese tipo de historia es importante para el lugar en el que se vive.

¿Cómo compartes la música en casa con tu familia?
Tengo una lista de reproducción especial que escucho cuando estoy con mi hija. ¡Se pone muy contenta! Tiene algo de Outkast, Sound & Color de Alabama Shakes y Grim de Raujika. Una de las primeras cosas que hizo mi hija cuando empezó a emitir sonidos fue tararear Mask Off de Future. Gracioso, ¿verdad? También le encanta Coming Home de Leon Bridges.

Compartir música con tu hija pequeña tiene que ser una interacción muy interesante.
¡Sobre todo desde el punto de vista de la comunicación! Ella no conoce las palabras ni los significados, pero conoce las sensaciones. La música le produce diferentes sensaciones y estados de ánimo.

Te encantan los podcasts. ¿Cuáles son tus preferidos?
En Londres no tenemos HBO, así que escucho a Bill Maher a través de los podcasts. El podcast 30 for 30 de ESPN también es increíble. Estas historias son la esencia de la cultura estadounidense y muchas no se han escuchado nunca, así que te parece que estás descubriendo algo especial.

Tienes Sonos desde sus inicios. ¿Qué opinas de él después de todos estos años?
Sonos es intuitivo y sencillo. Puedo poner algo para mi hija y, al mismo tiempo, otra cosa para trabajar. Sonos me ayuda a concentrarme y pensar en cómo puedo resolver los problemas a los que me enfrento. Escuchar música es la mejor forma de olvidarse de todo lo demás, concentrarse y encontrar la inspiración.

Esta publicación también está disponible en: en en-gb en-au fr de it da nl sv no