Nuestro Director Global de Editorial, Steven Saftig, logró sacar una Arc de la Sede Central de Sonos en Santa Bárbara justo antes de que cerráramos nuestras oficinas. No podía dejar de hablar sobre nuestra nueva barra de sonido, así que le pedimos que escribiera al respecto en nuestro blog. Desde la configuración hasta Dolby Atmos, comparte con nosotros la experiencia de tener Arc en casa cuando pasas allí todo el día. Además habló con Chris Jenkins, ingeniero de sonido, sobre su mezcla ganadora del Óscar para Mad Max: Fury Road, y la experiencia de escucharla en Dolby Atmos, el estándar por excelencia en sonido para teatro en casa.

Regresaba en tren a Santa Bárbara después de haber visitado a mi familia cuando me llegó un correo electrónico de nuestra Directora de Recursos Humanos: “A todos los empleados: por favor trabajen desde casa”. Estábamos a poco menos de dos meses de presentarle Sonos Arc al mundo y todavía no había escuchado siquiera cómo sonaba. Cuando escribo algo para el blog acerca de nuestros productos, me sumerjo profundamente en la experiencia porque quiero poder compartir lo que significa vivir con ellos. ¿Cómo iba a escribir sobre nuestra nueva bocina para teatro en casa sin haberla escuchado? Y para ser honesto, todavía no entendía muy bien qué era Dolby Atmos, una de las funciones más increíbles de Arc. Por eso entré en pánico cuando recibí el correo que nos decía que teníamos hasta el final del día para sacar todo lo que necesitáramos de la oficina. Así que comencé a mandar mensajes de texto. De forma desesperada.

¿Alguien tiene por ahí una de nuestras nuevas bocinas ultrasecretas? ¿Una que no estén usando y me puedan prestar? ¿Podría ser ahora mismo?

Imagina en cámara rápida el montaje de una película con imágenes de armarios secretos y un producto que pasa de mano en mano, hasta que finalmente tuve en mis manos una Arc, una hora antes de que cerraran las oficinas.

Desempacando Arc: Un diseño que desafía la forma. Con 76,000 orificios perforados uno por uno.

Ya en casa, comencé a hacer una de mis cosas favoritas cuando instalo un nuevo producto Sonos: desempacarlo. La experiencia con Arc es tan increíble e intensa como esperaba. Y aún más importante, seguimos buscando maneras de minimizar el impacto ambiental de nuestros productos. Como lo describe Michelle Enright, Directora de Diseño de Experiencia de Empaque, “Con Arc, tuvimos la oportunidad de comenzar de nuevo, de diseñar el empaque desde cero. Creamos una estructura hecha con un 96.1% de papel, alejándonos de las almohadillas de espuma, que habría sido la opción más fácil y económica”.

Quité la última capa protectora del empaque y ahí estaba. Hasta ese momento había visto muchísimas fotos de Arc, pero por la sencillez de su diseño, no estaba seguro de qué podía esperar cuando finalmente la viera en persona. La llevé con cuidado a mi mueble multimedia, la coloqué delante de mi TV y di un paso hacia atrás. (Arc también se puede montar en la pared). Hay algo especial en el diseño de Arc: Es bastante difícil describir su forma. No es una caja. No es un rectángulo. Ni siquiera es un cilindro. Casi parece que estuviera en movimiento, como ondulando. La sensación general es que Arc no intenta competir o sobresalir del resto de tu sistema de teatro en casa. Como señala Kitty Suidman, Directora de Color, Material y Acabado, “El diseño de Arc tiene un propósito; ofrece un perfil limpio, suave y que resulta familiar. Se siente como si fuera uno de los muebles de tu hogar”.

Comencé a dar vueltas alrededor de Arc. Y desde cada ángulo del que la observaba, descubría una nueva dimensión del diseño. No tiene bordes muy marcados, protuberancias burdas ni cavidades molestas. En resumen, es deslumbrante. La realidad es que todo esto es intencional. “Adoptamos un enfoque de 360 grados”, dice Philippe Vossel, Diseñador Industrial de Sonos. “No importa desde dónde mires el producto por primera vez; todo es importante. Si la miras primero de costado, eso es lo importante. Si la montas en la pared y la miras primero desde abajo, eso es lo importante”. Vossel y el equipo de Diseño Industrial también pensaron cuidadosamente en la forma en que el ojo se desplaza a lo largo del producto. “Queremos asegurarnos de que no te concentres ni te distraigas en detalles mal diseñados”, señala. “Al final, la forma en que se unen todos estos detalles es lo que nos permite crear una historia visual en torno al sonido”.

Hay algo más que debo comentar sobre el diseño de Arc. Cada producto Sonos es el resultado de un equilibrio creativo de colaboración entre lo que los equipos de hardware y software quieren integrar a la bocina, y el aspecto visual que quiere darle el equipo de diseño industrial. Arc tiene incorporada muchísima tecnología. (En un momento hablaré más al respecto). Y la rejilla es el puente que une estos dos intereses; la pieza que encierra toda esta increíble tecnología, permitiendo que el producto se vea tan limpio y bello como se espera de todos los productos Sonos. Luego del éxito de los avances tecnológicos que logramos con las rejillas de Play:5 y Playbase, la rejilla de Arc es una sola lámina sin uniones, cuidadosamente moldeada y perforada con más de 76,000 orificios para garantizar un nivel excepcional de sonido y desempeño inalámbrico. “Es la versión más reciente de algo en lo que hemos estado trabajando desde hace años”, señala Dana Krieger, Directora de Diseño de Productos.

Música con Arc: Más espacio para el color

Instalé Arc a la mitad de un día de trabajo, así que no pude sentarme de inmediato a ver toda una película. Pero estaba tan ansioso por saber cómo sonaba que decidí al menos escuchar una canción. Aún así, con ese nivel de ansiedad, utilicé Trueplay™ para calibrar Arc en función de mi sala, que tiene una forma irregular. (Trueplay es por mucho mi función favorita de Sonos. No usar Trueplay es como salir a conducir un auto nuevo sin ajustar el asiento y sin programar tus estaciones de radio favoritas. Puedes disfrutarlo igual, pero te estás perdiendo de una experiencia personalizada para ti).

Puse mi canción de prueba. (Todos tenemos una canción de prueba, ¿verdad? Yo pongo la misma canción cada vez que pruebo una nueva bocina: “Rhiannon” de Fleetwood Mac. Escucho esa canción desde que era bebé, así que conozco cada parte de ella. Si no tienes una canción de prueba, consulta esta playlist que creamos para que escuches tu sistema funcionando en su máximo esplendor). Luego me senté en el sillón y me puse a escuchar como me enseñó Greg McAllister, Director de Experiencia Sonora de Sonos.

Pausa dramática.

Hay dos cosas que para mí fueron obvias de inmediato: la amplitud y la nitidez. ¿A qué me refiero con “amplitud”? No quiero decir solamente que el sonido llena la habitación, que de hecho lo hace. Imagínate que te dieran una hoja de papel de 2 x 2 centímetros y 6 colores para dibujar, y que luego te pidieran que dibujes tu casa usando todos los colores. Si tienes pulso firme, tal vez podrías crear una reproducción básica. Pero no podrías darle mucho detalle a la puerta principal. No podrías dibujar las flores en los maceteros de las ventanas. Y algunos de los colores se fundirían en una mancha marrón. Ahora, imagina que te pidieran hacer lo mismo, pero en una hoja de papel de 2 x 2 metros. Ese es el tipo de amplitud que Arc le da a la música. Para mí, significó escuchar capas adicionales de “Rhiannon” que jamás había escuchado. Y junto con esa amplitud, escuchas una increíble nitidez. Las voces, las guitarras, los teclados, los bajos y la batería suenan con potencia, claridad y pureza. En pocas palabras, la canción se escuchó gloriosa.

¿Qué es Dolby Atmos?

Como podrás imaginar, estaba más que satisfecho con mi experiencia con Arc por sí sola. Sin Sub. Sin bocinas surround posteriores. Sin Dolby Atmos. Pero Arc fue diseñada para evolucionar junto a los rápidos avances en tecnología de teatro en casa. Y eso significa reproducir Dolby Atmos, el nuevo estándar por excelencia en sonido para teatro en casa. Tenía que ver lo que podía hacer Arc con una configuración Atmos completa.

Pero primero, ¿qué es Atmos? Aunque existen muchos videos y explicaciones en Internet que describen esta tecnología, aquí lo haré con mis propias palabras. Antes de Atmos, los elementos de sonido en una película o serie tenían que asignarse a un canal específico (izquierdo, central, derecho, izquierdo posterior, derecho posterior, etc.). Con Atmos, en cambio, los sonidos son tratados como objetos, y todos los canales trabajan en conjunto para proyectar esos sonidos hacia diferentes partes de la habitación. Aquí es donde se pone interesante: Atmos le agrega a la ecuación el componente de la altura. (Arc lo logra mediante el uso de bocinas orientadas hacia arriba que hacen rebotar el sonido en el techo). Esto permite que esos sonidos proyectados se escuchen no solamente en un plano horizontal sino en cualquier parte de todo el espacio tridimensional de tu habitación. ¿Qué significa esto para tu experiencia sonora? Estaba esperando que lo preguntaras.

Películas con Arc: La experiencia Dolby Atmos

Agregué Sub y dos Sonos One SL como bocinas posteriores para combinarlos con Arc. Utilicé Trueplay para volver a calibrar mi sistema (considerando ahora la incorporación de las bocinas posteriores). Preparé palomitas. Y luego me senté a mirar Mad Max: Fury Road. Desde la primera escena, me quedó claro por qué Atmos es el nuevo estándar en sonido para teatro en casa. En la secuencia inicial, comenzó a sonar a mi alrededor un espiral de voces y sonidos ambientales. Es sorprendente y emocionante, y me ha hecho reconsiderar la forma en que he usado hasta ahora la palabra “envolvente”. Durante las siguientes dos horas, me sentí absolutamente parte de lo que ocurría en la película. El diseño de sonido de la película es intenso y vibrante, y verla en Atmos le añade muchísimas capas a la experiencia. Al mismo tiempo, podía escuchar a la perfección cada palabra de los diálogos, incluso en medio de la potente banda sonora y del bombardeo de los increíbles efectos de sonido. Como me diría después Chris Jenkins, ingeniero de sonido ganador del premio Óscar y miembro del Consejo de Sonido de Sonos, los diálogos son la columna vertebral de cualquier película. Incluso sin activar la “Mejora de la Voz”, Arc reprodujo los diálogos con increíble nitidez. Y luego están los momentos tranquilos de la película; bellas y apacibles escenas con sonidos y susurros delicados. Con la precisión sonora de Arc, estas escenas me parecieron tan cautivantes como las secuencias de acción.

Pero tal vez el aspecto más interesante e importante de la experiencia Atmos es que nada se percibe como artificial. Aunque el sonido está a tu alrededor, nada se siente fuera de lugar o irreal. No escucharás ningún ruido repentino detrás de ti que te expulse que lo que está sucediendo en la pantalla. Todo se siente uniforme y, en definitiva, te permite sumergirte aún más en el mundo que aparece en la pantalla de tu TV.

Una conversación con Chris Jenkins

Después de ver Mad Max: Fury Road, quería saber más. Específicamente, quería conocer más detalles técnicos, pero desde la perspectiva del creador. Además sabía que el mezclador de re-grabación, Chris Jenkins, que ganó un premio Óscar por su trabajo en Mad Max: Fury Road, forma parte del Consejo de Sonido de Sonos. Él ayudó a calibrar Arc, lo que significa que escuché la película en Arc como él quería que sonara. Por eso quería más información.

Así que nos sentamos a conversar a través de Zoom. Lo primero de lo que me enteré es que, mientras trabajaba en la película, Chris mantenía reuniones de seis horas con el director George Miller y con el resto del equipo, en las que analizaban fragmentos de 15 minutos de la película. Quince minutos de película. En sesiones de seis horas. Eso demuestra lo fundamental que es el sonido para la película. No hace falta decir que Jenkins recordaba cada minúsculo detalle que le mencioné con respecto a la película.

Al inicio de nuestra conversación, Jenkins me explicó por qué escuchar Dolby Atmos en Arc no se siente artificial. “Cuando se trabaja en el sonido de las películas, hay ciertas reglas que se crean (y a veces se rompen)”, me comentó. “Si llevas una voz humana demasiado lejos de la pantalla, interrumpes la concentración del espectador. Hay algunos sonidos que se pueden colocar en cualquier parte, como la música y los sonidos de la naturaleza. Pero mientras más específico es un sonido, más esperamos escucharlo desde el lugar en que lo vemos”.

Con Mad Max: Fury Road, Chris decidió romper esa regla en la primera escena de la película. “Al inicio de la película, escuchas todos esos sutiles sonidos girando a tu alrededor”, señala. “Por ejemplo, la voz de la niña que susurra ‘Max’, que luego se repite como un eco una y otra vez. En muchas de las versiones lanzadas (antes de Dolby Atmos), no existía esa atención al detalle. Y de repente escuchas la versión Atmos en Arc y piensas, ‘es grandioso’, porque esos sonidos no están intentando competir por un espacio en las mismas tres bocinas. Si tienes todo este espacio para colocar todos los sonidos, puedes decir ‘Sí, esa voz está aquí. Y escucho ese sonido por allí’”. Luego me explicó por qué rompió las reglas que indican de dónde deberían provenir las voces. “Puedes dirigir el oído del espectador hacia donde quieres marcar información importante para él. En el caso de Mad Max, la voz de la niña es sumamente importante porque es un personaje esencial en la vida de Max. En definitiva, lo que se busca es el sistema de reproducción más puro para escuchar todos esos detalles en los que trabajaron los creadores de la película. Y para mí el inicio de Mad Max es el ejemplo perfecto de una verdadera conciencia del espacio, donde los sonidos no se enciman unos sobre otros”.

Luego hablamos de lo que significa para él, como ingeniero de sonido, la experiencia de mezclar el sonido de una película para Atmos. “Es increíble la cantidad de espacio”, señala. “Puedes hacer una separación entre el diseño de sonido y la música, y aún así mantener protegidos los diálogos. Así que podrías tener a un actor susurrando en voz muy baja y, en lugar de bajar toda la música para que se escuche su voz, puedes simplemente crear más espacio alrededor del susurro. Con Atmos, puedes esculpir la banda sonora en torno a una variedad de elementos de una forma que sería imposible en una mezcla que solamente tenga los canales izquierdo, central y derecho. Es como organizar la atención, a nivel sonoro”.

Conforme nuestra conversación llegaba a su fin, Jenkins se alejó de los detalles técnicos para concentrarse en el aspecto realmente importante de la experiencia de teatro en casa. “Se trata de contar una historia”, comenta. “Queremos acortar lo más posible el espacio entre el creador, el escritor o el actor, y el oído del espectador. Así que quitamos de en medio todo lo que podemos, todo lo que sobra. Y al final, aunque sean los diálogos de una película de 1939 o el contenido más reciente, el objetivo sigue siendo encontrar la forma más transparente de transmitir la historia que estamos contando”.

Mientras este artículo se envía para su publicación, seguimos trabajando desde casa. Y durante las últimas semanas, he estado escuchando muchos más vinilos y he vuelto a ver las películas que más me gustan, lo cual me resulta muy reconfortante. Pero escucharlas con Arc le ha dado un toque de frescura e inspiración a mi contenido favorito. No olvides visitar esta página para obtener más información sobre la increíble tecnología que hizo posible la experiencia que acabo de compartir.

Also available in: Australia Canada (English) Canada (Français) Danmark Deutschland España France Italia 日本 Nederland Norge Sverige United Kingdom United States