Como Director Global de Música de Sonos, Brian Beck emprende una meticulosa búsqueda para encontrar la canción o el artista ideal para nuestros anuncios, eventos, playlists seleccionadas y más. Descubre cómo se mantiene conectado Brian con lo último en música, además de sus tres consejos para crear playlists increíbles.

Cualquiera que haya crecido en Fairbanks, Alaska, a principios de los 80 tenía que hacer un esfuerzo extra para descubrir nueva música. Y esforzarse aun más para entregar periódicos con temperaturas bajo cero a las cinco de la mañana. Para Brian Beck, este esfuerzo adicional le dio la fortaleza para llevar adelante una carrera musical que ha abarcado radio, transmisiones en streaming, sellos discográficos, representación de artistas y, finalmente, su puesto actual como Director Global de Música de Sonos.

Fue durante esas mañanas oscuras y frías que Brian experimentó los inicios de su continua obsesión con la música. “Mi mamá tenía que llevarme en el auto a entregar los periódicos porque afuera estaba todo oscuro y congelado; hacía demasiado frío para hacerlo en bicicleta”, comenta Brian. “En el auto, escuchábamos cintas de los Beatles, Motown o Zeppelin. Ese era nuestro ritual de los domingos por la mañana”. Aparte de esas cintas, la exposición de Brian a la música se limitaba a la radio pop local y a lo que podía encontrar en Music Land, la única tienda de música del centro comercial.

O así fue hasta agosto de 1981. “Cuando llegó MTV, el panorama se abrió de repente”, señala. “En Alaska, la TV desempeña un papel muy importante en la vida de la gente. Yo crecí siendo un chico MTV”. Con el tiempo trabajaría en MTV, pero no sin antes ganarse un lugar en la radio.

Comienzos idealistas (o cómo conseguir discos gratis)

“Trabajar en el ámbito musical sucedió como por accidente”, menciona Brian. Como estudiante de preparatoria en Seattle, tuvo que escoger un trabajo para explorar en la feria de las profesiones. “Mi banda había tocado en un espectáculo de talentos que se había organizado en la ciudad a principios de ese año y después el patrocinador de una estación de radio nos había dado una enorme cantidad de discos gratis. Por eso, cuando tuve que decidir el trabajo que quería explorar, dije que quería ser DJ, porque pensé que así podría conseguir más discos”. Su elección de pasar el día en la estación KNDD 107.7 The End de Seattle se convirtió en prácticas profesionales y más adelante en un trabajo de tiempo completo como programador musical y conductor. “Y así fue como comenzó todo”, recuerda, “porque quería conseguir música gratis en la feria de las profesiones”.

Cuando Brian llegó a MTV, era el responsable de la creación de playlists de varios géneros para la incursión de la televisora en la transmisión de música en streaming. “Fue así como aprendí la verdadera importancia de invertir tiempo en la creación de playlists”, señala. No conforme con solo juntar canciones que más o menos encajaran dentro de un tema, Brian aplicó cuidadosamente lo aprendido al programar en la radio para crear playlists optimizadas para la experiencia del streaming.

La fricción entre el arte y el comercio afecta todos los aspectos del negocio de la música. Como representante de talentos, Brian ha aprendido las sutilezas necesarias para equilibrar ambas cosas y, lo más importante, sin dejar de mantener el estilo único del artista. Trabajando con los equipos de “My Morning Jacket”, “The Head and the Heart” y “Preservation Hall Jazz Band”, entre otros, Brian estuvo a cargo de supervisar la mercadotecnia, las estrategias digitales, el merchandising y más. Y, aunque en ese momento no lo sabía, estaba adquiriendo la experiencia que más le haría falta para trabajar en Sonos.

A lo largo de su carrera, Brian ha tenido un lugar en la primera fila para presenciar la evolución del consumo de la música; desde cintas y discos compactos hasta mp3 y reproducción en streaming. Y con esos avances, fue testigo de cómo la balanza fue moviéndose de la calidad a la conveniencia. “Siempre me importó mucho la calidad del sonido, pero resultaba inconveniente”, comenta. No fue hasta que tuvo su primera bocina Sonos, una Play:5 de primera generación, que finalmente encontró una forma conveniente de disfrutar sonido brillante. “Recuerdo haber pensado ‘santo cielo, esto es tan sencillo’”, señala. Con una renovada forma de apreciar el sonido brillante, y con sólidos antecedentes en el negocio de la música, Brian se incorporó a Sonos a finales del 2015 como Jefe de Relaciones con Artistas de EE. UU.

Parando la oreja (en busca de artistas innovadores)

En su puesto actual, Brian es responsable de encontrar y contratar a los artistas y canciones adecuados para cualquier tema relacionado con la música en Sonos. Para lograrlo, mantiene profundas relaciones con equipos de artistas que realmente están en línea con los valores y la estética de Sonos: artistas como Solange, Beastie Boys, Frank Ocean, y Karen O, por mencionar algunos. “Mi trabajo es conseguir grandes artistas para Sonos con la esperanza de que tengan una experiencia significativa con el producto”, dice Brian. “De esa manera, cuando llega el momento de elegir música para ayudarnos a contar una historia, la conversación con el equipo es mucho más sencilla porque que el artista ya utiliza Sonos y le encanta”.

En los últimos cuatro años, estas relaciones han prosperado continuamente, ofreciendo una banda sonora uniforme para grandes lanzamientos de productos, activaciones de la marca, asociaciones con productos, y eventos. Si bien su trabajo puede sonar como un emprendimiento solitario, el elemento principal, dice Brian, es formar parte de un equipo increíble. “Este es simplemente el mejor equipo con el que he trabajado; por eso es el empleo de mis sueños”, señala. “Todos venimos de entornos distintos y tenemos perspectivas únicas y valiosas. Esto garantiza que lo que sea que produzcamos será siempre nuestro mejor trabajo”.

Elegir con qué artistas trabajar en primer lugar le exige a Brian mantenerse al tanto sobre la música más reciente y sumergirse en ella. Su forma de lograrlo ha cambiado mucho desde los días en que se paseaba por los pasillos de Music Land en Alaska. “Básicamente, lo he consolidado todo en la reproducción en streaming”, comenta. “Probablemente sigo unas 50 o 70 playlists nuevas entre todos los servicios de música en streaming”. Y es entonces cuando comienza el trabajo de verdad: “Cada semana, selecciono todo lo que suene interesante o aparezca en varias playlists y lo coloco en una playlist de ‘tal vez’”. Completa esa playlist con algo de ayuda de las redes sociales, siguiendo a varios artistas y sellos discográficos en Instagram y con ocasionales visitas a tiendas de discos por si acaso. A partir de allí, va reduciendo la playlist varias veces hasta que obtiene una finalista. Y esa es la playlist a la que recurre cuando le preguntan qué música debería servir de acompañamiento para una nueva iniciativa de Sonos.

Cómo crear playlists libres de algoritmos

Cuando no está explorando las complejidades del negocio de la música, a Brian se le encarga la tarea de aplicar su experiencia en la creación de playlists oficiales de Sonos. Su método para crear estas playlists es exhaustivo, pero tiene sus recompensas. (Compartimos algunas de nuestras favoritas a continuación). Estos son sus tres principales consejos para crear tus propias playlists:

 

1. Investiga

“Aunque quizás pienses que conoces muy bien un género musical, una onda o una categoría específica, es muy útil usar Internet para investigar con más profundidad. Busca en los foros en línea; hay muchos nerds apasionados de la música que podrían enseñarte una o dos cosas con la información que han publicado. Explora otras playlists: si estoy creando una playlist de jazz, es muy probable que el New Yorker tenga una playlist esencial de jazz que valga la pena examinar como referencia. Por último, revisa las playlists de artistas en los servicios de streaming: ellos saben que otros artistas y los verdaderos fanáticos de la música los están escuchando y calificando, así que es probable que encuentres canciones que no son tan obvias o conocidas. Considera toda tu investigación como una oportunidad de ampliar tus conocimientos musicales”.

 

2. Dale importancia a la forma en que fluye

“Lo más importante es que fluya. La forma en que comienzas tu playlist le pone el tono a todo lo demás. Así que, si comienza muy rápido, probablemente sea recomendable mantener ese nivel alto de energía a lo largo de toda la playlist. Pero si la abordas como si fuera un viaje, o un set de DJ, puedes ir construyéndola gradualmente. Luego puedes intentar incorporar subidas y bajadas, momentos esperados y sorpresas. Y al añadir canciones, siempre ten en cuenta cómo funcionan entre sí. Si una canción termina con mucha fuerza y la siguiente comienza con suavidad, tal vez sea preferible comenzar con la canción más suave”.

 

3. Edita, edita y edita

“Una vez que hayas terminado tu playlist, escúchala muchas veces, de principio a fin. Luego, deja de escucharla durante un tiempo. Deja pasar más o menos una semana y luego vuelve a escucharla para ver si sigue siendo buena. Cada vez que la escuches, decide qué añadir o eliminar. Algunas canciones no están hechas para playlists. Puede ser que terminen con un sonido que forma parte de una transición a la siguiente canción. O puede que incluyan un interludio, como un fragmento de un contestador de voz. Esas canciones simplemente no fluyen bien dentro de una playlist. También es importante poner atención a los niveles. Algunas canciones tienen un volumen realmente bajo. Por eso, si en una playlist para fiesta tienes una canción con volumen muy alto seguida de una con volumen bajo, no va a fluir bien. Pon esta canción antes en tu playlist o elimínala por completo. Tu objetivo es crear un ambiente con tu playlist, así que tienes que estar dispuesto a abandonar algunas canciones para lograr tu visión final”.

¿Te sientes inspirado? Comparte tus playlists en las redes sociales y etiqueta a Sonos; nos encantaría escuchar lo que has creado.

Also available in: en-au en-ca fr-ca da de es fr it ja-jp nl no sv en-gb en