unknown imageunknown image placeholder
Sonidos

El compositor de The Mandalorian nos habla de la segunda temporada de la serie y su nueva emisora en Sonos Radio

Steven Saftig

Director general de Edición

Aunque la banda sonora de The Mandalorian, compuesta por Ludwig Göransson y ganadora de un Emmy, pretende evocar el viaje de un hombre solitario, la trayectoria de su compositor se ha visto enriquecida por amistades duraderas (Ryan Coogler, Donald Glover), colaboraciones fructíferas (Jon Favreau, Christopher Nolan) y un afán por incorporar diferentes culturas musicales, estilos y expresiones de todo el mundo tanto en su vida como en su trabajo. Göransson siente pasión por todos los aspectos del sonido, desde los instrumentos que aprendió a tocar de niño a su colaboración con el equipo de ingeniería de Sonos para ajustar Arc. Su nueva emisora Things That Stuck se estrena hoy en Sonos Radio. En esta entrevista, Göransson nos cuenta todo lo que hay detrás de su emisora, cómo supo que iba a ganar el Óscar unos instantes antes de que anunciaran su nombre y por qué tiene tantas ganas de que se estrene la segunda temporada de The Mandalorian en Disney+.

El momento en el que por fin escuchó a la orquesta tocar la música que había compuesto para la primera temporada de The Mandalorian fue un acontecimiento muy especial para Ludwig Göransson. «La orquesta hace que cobre vida por primera vez», explica. «Tienes a 70 u 80 de los mejores músicos del mundo tocando juntos, respirando juntos y tocando sus instrumentos lo mejor que pueden. Y ahí es cuando empieza a parecer humano». Antes de aquel momento, casi siempre componía la música él solo. En el caso de The Mandalorian, llevaba siete meses trabajando en ella cuando empezaron los ensayos con la orquesta. El listón estaba alto. La música de la primera serie de acción de Star Wars tenía que complementar la visión que Jon Favreau tenía de la serie y, además, estar a la altura de la venerada banda sonora compuesta por John Williams para las películas originales. Fue muy especial el día en el que la orquesta le dio vida. «Creo que es lo más cerca que estaré de dar a luz a un bebé», confiesa.

Al igual que gran parte de su carrera, la cosa empezó a adquirir un tinte más colaborativo. «Una de las partes más divertidas del proceso es estar en la sala con la orquesta y darle forma hasta que se convierte en algo que no sabías que existía, algo que no pensabas que podía sonar así», explica. «Si tienes una idea y trabajas con una buena orquesta, solo debes contarles la historia, explicarles lo que la música debe transmitir y luego escuchar cómo le van dando forma».

Expresar sentimientos a través de la música

El universo de Star Wars ha definido «el futuro» desde que Göransson era pequeño. Pero a la hora de componer la banda sonora de The Mandalorian, apostó por darle un enfoque más natural. «Quería conectar con aquel sentimiento que tuve de niño cuando vi Star Wars por primera vez, y solo podía revivirlo si usaba instrumentos reales y tangibles en vez de un ordenador». Göransson empezó con un instrumento que todo el mundo que estudió música en la escuela conoce: la flauta dulce. «Tiene un sonido realmente particular que me cautivó al instante, así que me puse a improvisar tocándola durante un día y de ahí salieron las primeras notas que suenan en el tema principal de The Mandalorian».

A raíz de las primeras conversaciones que mantuvo con Favreau, Göransson sabía que el sonido de la serie debía evocar la imagen de un viajero solitario, por lo que se embarcó en su propio viaje personal para pasarse horas solo en un estudio repleto de instrumentos. «Quería que la música fuera muy directa e íntima, y que pareciese pequeña al principio. Cuando ya tenía el ostinato de la flauta, se me ocurrió incorporar por debajo un latido de corazón, así que se lo añadí con el tambor. Después compuse la capa de bajos con el piano. Luego cogí la guitarra eléctrica y escribí la primera melodía con algo de distorsión. Me pasé un mes encerrado en el estudio probando instrumentos sin parar».

La música es una parte integral del universo de Star Wars, pero en The Mandalorian es incluso más importante. «La música representa las expresiones faciales del mandaloriano», explica Göransson. «Nunca se le ve la cara porque siempre la lleva tapada con una armadura. Solo podemos escuchar su voz y ver su lenguaje corporal, por lo que la música es extremadamente importante a la hora de transmitir lo que siente».

Göransson trabajó codo con codo con el equipo de sonido para asegurarse de que la banda sonora estaba a la altura de esa sensación ultratecnológica que transmite la serie. «Para mí, el sonido y la música van de la mano. Y, con la tecnología actual, podemos manipular los sonidos. Podemos coger cualquier cosa que le resulte familiar a todo el mundo, como el ruido de las botas del mandaloriano, y convertirlo en un elemento musical. Hay un sinfín de formas en las que se puede utilizar la última tecnología para convertir diferentes sonidos en música, y así ofrecer una experiencia totalmente nueva al público, algo que no habían escuchado antes».

Göransson está impaciente por el estreno de la segunda temporada, y se nota. «Vamos a visitar muchos más lugares, conocer a muchos personajes nuevos y ver cosas que nunca habíamos visto o vivido hasta ahora. Nos vamos a embarcar en una aventura de lo más emocionante».

unknown imageunknown image placeholder

Colaborar juntos a través de la música

Una de las primeras grandes obras que Göransson compuso en Hollywood fue la banda sonora de la serie Community de la NBC. Durante esa época, se hizo amigo de Donald Glover, una de las estrellas de la serie. A Glover le impresionaron los conocimientos que Göransson tenía sobre el jazz y la música clásica, por lo que iniciaron un proyecto musical para el alter ego del actor: Childish Gambino. Esa colaboración fue galardonada con cuatro premios Grammy por la canción This is America y el videoclip que la acompañaba.

La visión tan amplia de Göransson no solo le ha llevado a ganar diversos premios, sino que además ha tenido una gran influencia en las bandas sonoras que ha compuesto para el cine. «Suelo plasmar todo lo que hago en mis bandas sonoras. Por ejemplo, a veces cuando grabo un álbum se me ocurren ideas que puedo trasladar al cine. Me encanta ver que se pueden mezclar ambos mundos para crear algo completamente nuevo».

Por otro lado, la colaboración que finalmente le llevaría a ganar el Óscar empezó incluso antes de trabajar con Glover. Cuando Göransson estudiaba la carrera de composición musical cinematográfica en la Universidad del Sur de California, conoció al director Ryan Coogler (quien por aquel entonces era su compañero de clase) jugando al billar en una fiesta. Empezaron a hablar de sus artistas de hip hop sueco favoritos y congeniaron al instante, y fue entonces cuando Coogler le pidió a Göransson que compusiera la banda sonora de la película Locks con la que trabajó durante su etapa de estudiante. Posteriormente, Göransson compuso para Coogler la banda sonora de otras dos películas, pero esta vez de una categoría superior: Fruitvale station (2013) y Black Panther (2018). «Me siento afortunado de que cada proyecto que hago me permita aprender muchas cosas nuevas. Cada vez encuentro la inspiración en algo diferente. Por ejemplo, en Black Panther, no solo descubrí otro tipo de música, sino que también aprendí lo que significa la música en la cultura africana. Muchos de los músicos que grabaron la banda sonora ahora son grandes amigos míos con los que hablo cada semana y me enseñan lo que la música significa para ellos. La música me ha dado muchísimos amigos y me ha abierto la mente de una forma que jamás habría imaginado».

El trabajo de Göransson en Black Panther le llevó a ganar su primer Óscar. A pesar de que le vino completamente por sorpresa, Göransson confiesa que tuvo un pequeño pálpito momentos antes de que anunciaran su nombre. «El premio me lo entregaron Tessa Thompson y Michael B. Jordan, con quienes había trabajado en Creed», nos cuenta, refiriéndose a la película de 2015 para la que compuso la banda sonora. «De hecho, en cuanto vi su reacción al abrir el sobre, supe que el premio era mío. Fue surrealista».

unknown imageunknown image placeholder
unknown imageunknown image placeholder

Comunicarse a través de la música

«La emisora es, de algún modo, la fusión de todas las experiencias musicales que me han traído hasta aquí en mi viaje como artista», nos explica mientras habla de Things That Stuck, su nueva emisora en Sonos Radio. Göransson, con un gusto musical tan amplio, era el artista perfecto para llevar una emisora en Sonos Radio. «Lo que realmente me ha encantado es que he podido conocer una gran cantidad de géneros, estilos y tipos de música de todo el mundo. Estaba abierto a ello porque he conocido a personas con las que he creado un vínculo y, cuando creas un vínculo con alguien, escuchas sus palabras de forma diferente», confiesa. «Escuchar la música de todas esas personas me ayudó a convertirme en el compositor y la persona que soy en la actualidad. Things That Stuck cuenta con todo tipo de géneros musicales. Tiene un poco de todo y supongo que también transmite algo acerca de la música que compongo. Estoy intentando combinar géneros e instrumentos diferentes, algo a lo que no estamos particularmente acostumbrados. Me encanta probar ese tipo de cosas», comenta.

Things That Stuck ofrece una mezcla de la música que ha influido en el trabajo de Göransson, de los artistas con los que ha trabajado y de las canciones que le han inspirado a nivel personal. La emisora incluye desde música clásica, jazz y bandas sonoras de películas hasta indie y rock duro. «Son los sonidos, las melodías y las canciones que se me han quedado grabados», afirma. «Son parte de mi idioma. Son cosas que adquirí desde el principio gracias a mi padre, quien me introdujo en el mundo de la música, y a distintas experiencias sociales, como quedar con mis amigos, tener un grupo de música o pasar el rato con mi mejor amigo tocando en el salón de casa o en el coche, que es donde teníamos el mejor sistema de sonido». Además de su lanzamiento a nivel mundial, The Mandalorian también se estrenará en Things That Stuck con los comentarios exclusivos del compositor.

La gran relación de Göransson con Sonos surgió cuando empezó a valorar el sonido. «Obviamente, gran parte de la experiencia de ver una película recae en el sonido», explica. «Es algo que he aprendido gracias a muchos de los directores con los que he trabajado, lo importante que es el sonido para ellos, y eso es algo que también ha influido realmente en mi carrera». En las últimas fases del proceso de ajuste de Arc, Sonos pidió a Göransson su opinión sobre cómo sonaba en nuestra nueva barra de sonido la banda sonora de Black Panther que le había llevado a ganar el Óscar. Göransson quiso centrarse en una escena en particular: la escena de la lucha entre T’Challa y Killmonger que tiene lugar en la cascada. «Recuerdo que fue una de las escenas más complicadas de mezclar en el estudio de doblaje», confiesa. «Teníamos el ruido profundo de la cascada durante toda la pelea, cientos de personas en el público, la música, y varios efectos de sonido a lo largo de toda la escena. ¿Cómo podíamos conseguir que se apreciase cada sonido? Mientras probábamos Arc, reprodujimos esa escena una y otra vez, y fue muy interesante ver cómo los ingenieros de Sonos iban ajustando Arc sobre la marcha. Al final, daba la sensación de que había una cascada real detrás de la tele y que la música sobresalía por la parte frontal. Todos los elementos se unieron de una forma que nunca había escuchado antes en una tele».

Conectar a través de la música

Además de la banda sonora de la segunda temporada de The Mandalorian, la música de Göransson también está presente en la película Tenet de Christopher Nolan. Al igual que en otras colaboraciones, Göransson logró establecer una relación de confianza y un idioma común con el célebre director a través de la música. «Cuando me ofrecieron Tenet, me leí el guion y tuve una reunión con Chris [Nolan] en la que pude preguntarle un montón de cosas», nos cuenta. «Una de las cosas que hicimos en nuestra primera reunión fue ponernos música el uno al otro. Él me puso la música que le inspiraba y yo le puse la que me había inspirado a mí toda la vida. Aquella conversación y aquel intercambio musical nos ayudaron a conocernos mejor, y ese momento se convirtió en la base de nuestro trabajo».

Aunque Göransson no tiene una orquesta en casa, la música también está muy presente en su vida personal. «En mi casa siempre hay música. Mi mujer Serena es violinista y siempre toca (o tocamos) algo para nuestro hijo de un año. La música es un tema de conversación recurrente en nuestro entorno».

Descubre el increíble paisaje musical que habita en el interior de Ludwig Göransson con la emisora Things That Stuck, ahora disponible en Sonos Radio, y no te pierdas la nueva temporada de The Mandalorian en exclusiva en Disney+ a partir del 30 de octubre.

Leer más