Sonidos

La guía para principiantes sobre el sonido de alta resolución

unknown imageunknown image placeholder

Steven Saftig

Director global de Edición

Sonos es ahora compatible con el sonido de alta resolución de Amazon Music Unlimited. En esta publicación, te vamos a contar lo que significa «alta resolución» para ayudarte a decidir si quieres escuchar o no música con esta calidad de sonido.

Dado que cada vez son más los servicios de música que ofrecen niveles de sonido de mayor resolución, nos encontramos con un número creciente de cifras, tecnicismos y abreviaturas. Puede que te preguntes si alta resolución es lo mismo que alta fidelidad o alta calidad. ¿Qué diferencia hay entre 16 bits y 24 bits? ¿Importa el número de kHz? ¿Es mejor con o sin pérdida? No te preocupes si te pierdes, es lo más normal del mundo. Aunque algunos aspectos sobre lo que hace que un sonido sea de alta resolución están bastante claros, otros no tanto. Como la industria no deja de avanzar, los servicios de música aplican sus propios términos para los niveles de sonido con mayor resolución.

En esta publicación del blog vamos a analizar detalladamente estos conceptos básicos para que, cuando termines de leer, tengas claro lo que es realmente la alta resolución y dispongas de todos los conocimientos necesarios para elegir conscientemente el sonido que quieres escuchar.

¿Qué hace que una canción sea «de alta resolución»?

Cuando hablamos de sonido de alta resolución, esta es la pregunta clave que debemos hacernos: «¿Hasta qué punto la canción que estoy escuchando refleja fielmente el sonido grabado en el estudio?». La mejor forma de saberlo es evaluando un tema con audio digital usando dos medidas diferentes: la profundidad de bits (lo que conocemos como «bits») y la velocidad de muestreo (expresada en kilohercios o «kHz»).

Profundidad de bits (es decir, ¿eres capaz de escuchar los elementos más potentes y los más suaves?).

En primer lugar, tenemos que recalcar algo obvio: algunos sonidos son tan suaves que no podemos percibirlos, como el de una pluma rozando un panel de vidrio. Crea un sonido, pero no somos capaces de oírlo. Por el contrario, hay sonidos tan estridentes que escucharlos nos dañaría los oídos (por eso no es buena idea ponerse al lado del motor de un avión). Entre estos dos extremos existe toda una gama de sonidos que los humanos podemos escuchar y disfrutar.

La profundidad de bits es la medida que nos indica si podemos escuchar desde los sonidos más quedos de una canción hasta los más fuertes: desde el susurro más sutil al estallido más estridente de los platillos.

Cuando escuchamos música, nos importan dos profundidades de bits. La profundidad de bits en la que fue grabada la canción original en el estudio y la profundidad de bits del archivo de música que estás escuchando, ya sea en streaming, descargado o reproducido desde un CD.

Las dos profundidad de bits más habituales que verás en prácticamente todas partes son 24 bits y 16 bits.

24 bits: esta es la profundidad de bits en la que se graba la música digital en el estudio. También es la profundidad de bits en la que se considera que el archivo de música que estás escuchando es de alta resolución.

16 bits: esta profundidad de bits suele llamarse normalmente «calidad CD». Si escuchas una canción en un CD, lo harás en 16 bits. Con esta profundidad de bits deberíamos ser capaces de escuchar los sonidos más potentes de un tema, así como los más suaves. Y entonces, ¿por qué se graba una canción en una profundidad de bits superior a 16 bits si ya cubre toda la sonoridad necesaria para la música? Ahora mismo te lo explicamos.

unknown imageunknown image placeholder

Velocidad de muestreo (es decir, ¿eres capaz de escuchar los elementos más altos y los más bajos?)

En primer lugar, vamos a recordar qué es eso de las frecuencias. Nuestros oídos solo son capaces de captar los sonidos de una determinada gama de frecuencias. Seguro que conoces los silbatos para perros, que emiten un sonido en una frecuencia tan alta que los humanos no podemos percibirla, pero los perros sí.

Ocurre lo mismo con los sonidos que se encuentran en una gama tan baja que no podemos oírlos (como hemos hablado antes), así que hay una gama finita de frecuencias que somos capaces de oír. Para un humano con un oído absolutamente perfecto, esa gama es la que va de los 20 Hz a los 20 000 Hz (o 20 kHz).

Por lo tanto, al tiempo que se decidió que 16 bits fuera la profundidad de bits estándar de los CD, se decidió que 44,1 kHz fuera la velocidad de muestreo estándar, porque incluye la gama completa de frecuencias que los humanos somos capaces de oír.

Sin embargo, puede que hayas oído hablar de velocidades de muestreo superiores a 44,1 kHz (de 48 kHz a 192 kHz). A diferencia del consenso de que una canción se considera de «alta resolución» si tiene una profundidad de 24 bits, la comunidad de profesionales del sonido no ha llegado a ningún acuerdo sobre qué velocidad de muestreo debe tener una canción para ser considerada de «alta resolución». En cualquier caso, dado que 44,1 kHz abarca la gama completa de frecuencias que podemos oír los humanos, puedes tener la certeza de que a partir de esa velocidad de muestreo escucharás todas las frecuencias de la canción.

unknown imageunknown image placeholder

¿Por qué no hemos escuchado siempre en alta resolución?

Si queremos que la música suene exactamente igual a como lo hacía en el estudio de grabación, ¿por qué no escuchamos directamente los archivos originales (es decir, los archivos digitales en 24 bits del estudio)? La respuesta corta es: porque son archivos enormes. Además, el proceso de pasar esos archivos tan grandes del estudio a nuestros oídos ha sido (y sigue siendo) muy complejo. Para explicar cómo funciona este proceso, tenemos que hablar de los archivos de audio. Y esa historia se remonta, como tantas otras buenas historias, a principios de los 80.

Cuando llegó el CD, no tenía capacidad suficiente para contener un álbum completo de canciones en 24 bits. Entonces, para crear un CD, los temas originales del estudio en 24 bits tenían que convertirse a archivos más pequeños de 16 bits. Se eligió esta profundidad de bits porque, además de ser más pequeña que la de los archivos de 24 bits, con 16 bits sigue siendo posible escuchar la gama completa de sonidos de una canción, desde los más potentes hasta los más suaves (como hemos mencionado antes). Por esa razón, durante décadas la música en calidad CD se ha asociado (correctamente) al audio de alta calidad.

Pero luego llegó internet y cambió la forma en que lo compartimos todo. Las cartas pasaron a ser correos electrónicos. Los folletos pasaron a ser páginas web. Las conversaciones pasaron a ser chats. Era relativamente fácil transferir palabras de manera electrónica a través de archivos muy pequeños, pero los archivos de 16 bits eran demasiado grandes para ser transferidos online, por no hablar de los archivos de música original de 24 bits. No sé si te acuerdas, pero internet era muy, pero que muy lento en sus inicios. Por eso, para poder transferir música online de manera eficiente, los archivos de música tenían que reducirse todavía más. Para ello, los archivos de audio originales tenían que comprimirse.

Se puede comprimir un archivo mediante dos métodos: con pérdida y sin pérdida.

Con pérdida (p. ej., mp3, AAC, WMA, OGG): con este método, se descartan por completo partes pequeñas del tema original sin comprimir para reducirlo. Las partes que se descartan se eligen teniendo en cuenta la probabilidad que existe de que alguien pueda o no percibirlas. Por ejemplo, digamos que en una canción se escucha el sonido muy suave de un idiófono inmediatamente después del fuerte golpe de un charles. Es muy probable que tus oídos no sean capaces de captar el sonido del idiófono justo después del sonido mucho más alto y estruendoso del charles. Así que, en este caso, el sonido del idiófono es uno de los que se podría eliminar del archivo de audio original sin que mucha gente se diera cuenta. Pero aquí entramos en terreno resbaladizo. Para que un archivo con pérdidas sea cada vez más pequeño, se tienen que eliminar cada vez más sonidos. Cuantos más sonidos se eliminen, mayor es la probabilidad de que el usuario note que faltan elementos. Y cuantos más sonidos note el usuario que faltan, mayor será su percepción de que la canción es de baja calidad.

Hagamos un pequeño apunte sobre esto. La calidad de los temas con audio con pérdida no se evalúa de la misma manera que la de los temas sin comprimir y sin pérdida. En su lugar, la calidad se mide en kilobytes por segundo (kbps), también conocida como tasa de bits (que no se debe confundir con la profundidad de bits). Sin embargo, como el objetivo de esta publicación del blog es hablar de los niveles más altos de resolución de sonido, nos centraremos en las medidas utilizadas para evaluar el sonido de alta resolución y de calidad CD: la profundidad de bits y la velocidad de muestreo.

Sin pérdida(p. ej., FLAC, ALAC): la mejor manera de comprimir un archivo sin comprometer la calidad de la música es mediante una compresión «sin pérdida». De forma similar a lo que ocurre con un archivo ZIP, comprimir una canción a un archivo sin pérdida significa que, al volver a abrirlo para escuchar la canción (o «descomprimirlo»), no se ha perdido nada. La canción suena exactamente igual que antes de haberla comprimido en un archivo sin pérdida. Actualmente, los servicios de música que ofrecen un sonido en alta resolución lo hacen con archivos sin pérdida.

unknown imageunknown image placeholder

¿Por qué querríamos escuchar música en alta resolución?

Ahora ya conoces tres conceptos importantes: 1) Los temas con audio sin comprimir y sin pérdida se evalúan usando dos medidas. La profundidad de bits y la velocidad de muestreo. 2) Una canción en 16 bits y 44,1 kHz (o «calidad CD») abarca el alcance de sonoridad completo y las frecuencias que los humanos somos capaces de percibir en la música. 3) En el estudio, las canciones se graban con una profundidad de 24 bits.

Ahora que sabes esto, quizá te preguntes estas dos cosas: 1) ¿Por qué las canciones se graban con una mayor profundidad de bits que la calidad CD? 2) ¿Por qué querría escuchar música en alta resolución en lugar de música de calidad CD?

En el estudio

Greg McAllister, jefe sénior de la experiencia de sonido de Sonos, nos explica el motivo por el que los ingenieros de sonido graban la música en 24 bits con una sencilla analogía. «Imagina que estás intentando atrapar un pez pequeño con una red pequeña», señala. «Como el borde de la red es ligeramente más grande que el pez, deberías poder atraparlo con ella. Sin embargo, si tuvieras una red mucho más grande con un borde mucho más ancho, atrapar ese pez te resultaría bastante más sencillo». A continuación utiliza esa misma analogía con el estudio: «Grabar en 16 bits es como atrapar el audio con una red pequeña, mientras que grabarlo en 24 bits sería como hacerlo con una red grande. Trabajar con una red más grande ofrece un mayor margen de error y facilita el proceso».

unknown imageunknown image placeholder

Desde los altavoces

Durante años, la profundidad de bits y la frecuencia de muestreo más altas que has podido reproducir en streaming en Sonos ha sido la calidad CD. Y, como los archivos de audio en 16 bits y 44,1 kHz incluyen toda la sonoridad y todas las frecuencias de las canciones, la calidad del sonido es fabulosa.

Pero, a día de hoy, ya puedes escuchar un sonido de alta resolución (24 bits, 48 kHz) en la mayoría de productos Sonos a través de Amazon Music Unlimited. ¿Y por qué querrías escuchar la música en alta resolución? De nuevo, McAllister nos lo explica. «La ventaja de escuchar música en alta resolución es que así escuchas directamente el archivo de audio del estudio», afirma. «No se produce ninguna conversión para pasar el tema de 24 bits a uno de 16 bits. Cuando escuchas un tema en 24 bits, tienes la garantía de que va a sonar justo como sonaba en el estudio. Si nos ponemos más técnicos, si todos los archivos digitales se componen de unos y ceros, el archivo que escuchas en 24 bits se compone de exactamente los mismos unos y ceros que el que se generó en el estudio».

Y ahora volvamos a la primera pregunta: «¿Hasta qué punto la canción que estoy escuchando refleja fielmente el sonido grabado en el estudio?». La respuesta a esta pregunta depende de dos cosas: el tema que escuches y el dispositivo en el que lo escuchas. Evidentemente, los altavoces de tu teléfono no le van a hacer justicia a un tema con sonido de alta resolución. No obstante, si escuchas un tema de alta resolución con unos auriculares de calidad o un altavoz Sonos, lo harás en las mejores condiciones posibles para disfrutar del tema tal y como sonaba en el estudio de grabación.

Disfruta de un sonido de alta resolución en Sonos

A fecha de la publicación de esta entrada del blog, los siguientes productos Sonos son capaces de reproducir música de 24 bits a 48 kHz: Roam, Arc, Beam (ambas generaciones), Five, Sub (todas las generaciones), Move, One, One SL, Port, Amp, altavoz-estante SYMFONISK, altavoz-lámpara SYMFONISK, Play:5 (2.ª gen.), Connect (2.ª gen.) y Connect:Amp (2.ª gen.).

Actualmente, Sonos puede reproducir sonido de alta resolución de Amazon Music Unlimited (que reproduce en streaming en 24 bits, 192 kHz). Para poder escuchar sonido de alta resolución de Amazon Music en Sonos (lo que Amazon llama «Ultra HD»), debes iniciar sesión en Amazon Music Unlimited. (Nota: si reproduces música en streaming en Sonos, la velocidad de muestreo máxima es de 48 kHz).

Si prefieres usar otro servicio de música que ofrezca un sonido de alta resolución y que actualmente no esté disponible en Sonos, te informamos que próximamente esperamos añadir más. Asegúrate de que mantienes tu sistema Sonos actualizado y síguenos en Instagram, Twitter, Facebook y LinkedIn para mantenerte al día sobre nuestras últimas funciones.

¿Y qué hay del Hi-Fi y el HD?

Seguro que has observado que solo hemos hablado del sonido de alta resolución y no de «Hi-Fi» (alta fidelidad) ni de «HD» (alta definición). Deja que te expliquemos el motivo. La comunidad de profesionales del sonido ha alcanzado un consenso sobre lo que se considera sonido de alta resolución (24 bits), pero no ha llegado a un acuerdo unánime sobre la definición de Hi-Fi y HD. Cuando veas esos términos, pueden referirse a calidad CD (16 bits), a alta resolución (24 bits) o a otra cosa. Simplemente recuerda que, para valorar si un tema tiene sonido de alta resolución, la profundidad de bits y la velocidad de muestreo son las formas más fiables de determinar su calidad.

unknown imageunknown image placeholder

Pruébalo y decide

Básicamente, tú eres la única persona que puede decidir si el sonido de alta resolución es o no para ti. ¡Así que dale una oportunidad! Amazon Music Unlimited ofrece un periodo de prueba gratuito. Elige una canción que ya conozcas, escúchala como haces normalmente y luego vuelve a escucharla en alta resolución para ver si notas la diferencia. O quizá ya tengas claro que quieres tener la garantía de que escuchas música con la mejor calidad de sonido posible en tu sistema. Si te suscribes, echa un vistazo a la pantalla de reproducción de la app Sonos, en la que hemos añadido un emblema que indica claramente cuándo estás escuchando sonido de alta resolución desde Amazon Music.

Tus opciones para escuchar sonido de alta resolución seguirán cambiando. Y nosotros también lo haremos. Evaluamos continuamente el estado del sonido y actualizamos nuestros productos en consonancia para que puedas tener la seguridad de escuchar siempre un sonido de la mejor calidad posible con la sencillez, la facilidad y la fiabilidad que esperas de Sonos. Seguiremos actualizando esta publicación con nueva información, incluido el momento en que introduzcamos otros servicios que ofrezcan un sonido de alta resolución. Nos gustaría conocer tu opinión. ¿Qué más quieres saber sobre el sonido de alta resolución de Sonos? Etiqueta a @sonos o envíanos un mensaje privado.

Leer más